El camino de Chenelle al peso deseado: menos 45 kilos gracias a los entrenamientos en casa y la abstinencia de alcohol

Cada persona se enfrenta a los golpes del destino de forma diferente. Algunos se apresuran a trabajar para distraerse, mientras que otros devoran el dolor.

Este último fue el caso de Karmen Chenelle Orr de Georgia. Dos años después del nacimiento de su hija, su esposo quedó paralizado en un accidente automovilístico.

Su tristeza solo podía satisfacerse con comida y alcohol; luego vino el punto de inflexión decisivo.

El dolor se ahoga en comida y alcohol

«Después del embarazo todavía tenía algunos kilos. Luego, durante este traumático momento, me deprimí y comencé a comer lo que quería cuando quería», recuerda la joven.

Además de las comidas que eran demasiado abundantes, el alcohol también estaba en su menú diario. «Estos hábitos poco saludables hicieron que mi peso aumentara significativamente».

El punto de inflexión llegó cuando la prima de Chenelle le tomó una foto y la subió a las redes sociales. «No me reconocí», explica la joven madre. «Entonces supe que tenía que cambiar algo».

En ese momento pesaba más de 120 kilogramos.

Libérate de los hábitos poco saludables

Chenelle decidió darle la espalda a los hábitos poco saludables que solo la estaban arrastrando hacia abajo.

«Ya no quería hacer dietas, en cambio cambié mi estilo de vida», explica en una publicación de Instagram. «He reducido el consumo de alcohol y he utilizado recetas más saludables para reemplazar los alimentos menos nutritivos».

A partir de este momento, los deliciosos batidos de frutas y verduras también ocuparon un lugar destacado en su menú. «Se convirtieron en una parte integral de mi nuevo estilo de vida saludable».

Los entrenamientos en casa ayudaron a perder peso

Además de una conducta alimentaria más saludable, Chenelle también comenzó a adoptar una rutina de ejercicios. «Empecé a hacer ejercicio en casa porque no me sentía particularmente cómoda en el gimnasio», explica.

«Después de que finalmente me sentí más cómodo en mi cuerpo, fui al gimnasio durante media hora tres días a la semana». Luego, sobre todo, se incluyeron en su programa entrenamientos HIIT intensivos.

Incluso en tiempos de Corona, la joven de 30 años mantiene su rutina. «De momento estoy de vuelta en casa y entreno al menos cinco veces a la semana».

Pero ella no solo practica todos estos hábitos positivos sola: Chenelle también ha traído a su familia a bordo con él.

«Empecé a hacer del ejercicio una parte muy importante de nuestra vida familiar. Me aseguro de estar activos todos los días de la semana», informa con orgullo.

«Me aseguro de hacer ejercicio activamente al menos cinco días a la semana para seguir cumpliendo mis objetivos y seguir un estilo de vida saludable».

«Bajar de peso no es una carrera, lleva tiempo»

Pero Chenelle no solo quería cambiar su propia vida. Decidió dar motivación y valor a otras mujeres para cambiar algo en sus vidas.

«Empecé a centrarme en mi negocio de fitness. Con el tiempo, construí una plataforma en la que podía motivar e inspirar a mujeres de todos los tamaños y formas.

En los últimos tres años, Chenelle no solo ha podido ayudar a muchas mujeres, sino que también ha perdido 45 kilos. Ella aconseja a todas las demás personas que quieran perder peso que también se lo tomen con calma.

«Tienes que entender que este proceso lleva tiempo, esto no es una carrera. Solo confía en tu proceso», explica.

«La mayoría de ellos apuntan a alcanzar cierto peso rápidamente. Pero no debes concentrarte en el número de la báscula, sino en cómo te sientes».

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion