Hacer ejercicio en el calor: 9 errores a evitar al hacer ejercicio en verano

Por supuesto, el cuerpo también quiere ser desafiado y mantenerse en forma en verano. Si también tiene esa sensación navideña cuando mira el termómetro, la motivación para que muchos muevan el entrenamiento al aire libre aumenta.

Pero cuando las temperaturas se acercan a los 30 grados, el estrés físico adicional puede volverse rápidamente contraproducente y hacer más daño que bien al organismo.

El cuerpo está más estresado durante el entrenamiento.

Si eres descuidado y no te comportas adecuadamente con las temperaturas, corres el riesgo de sufrir una insolación desagradable, deshidratación o incluso un colapso circulatorio.

Pero no se preocupe: los nueve errores más comunes son fáciles de evitar con un poco de cuidado. Para que no expongas tu cuerpo al estrés, los hemos resumido en un video de YouTube.

1. Hacer ejercicio en el momento equivocado

¿Hacer ejercicio en el calor de la tarde en verano? No es una buena idea en absoluto. En cambio, el ejercicio por la mañana debe estar en el programa; en este momento el aire todavía está fresco y la contaminación por ozono no es tan alta como durante el día.

Entonces, ¿qué tal una emocionante ronda de jogging en el campo? O agarra su esterilla de yoga y recibe el día fresco con saludos al sol.

Es mejor no comenzar a hacer ejercicio durante el día. El sol chisporrotea más intensamente alrededor del mediodía, pero las temperaturas máximas se alcanzan entre las 4 p.m. y las 5 p.m. en los meses de verano.

¿Eres más un cascarrabias matutino? No hay problema. Aplaza tus sesiones deportivas hasta las horas de la tarde cuando el sol ya no está tan alto y el aire vuelve a refrescarse.

2. Ropa de entrenamiento incorrecta

En temperaturas cálidas, el cuerpo tiene que trabajar más para enfriarse; esto se nota particularmente a través de una mayor producción de sudor.

Por lo tanto, la ropa de entrenamiento debe ser transpirable y de secado rápido. Especialmente la ropa hecha de fibras funcionales es ahora una buena opción, ya que transfieren el sudor de la piel al aire e idealmente te refrescan un poco.

Los pantalones y blusas holgados son particularmente cómodos de usar en el calor, ya que el aire puede circular debajo de la tela y el calor no se acumula tanto en la piel.

3. Sin protector solar

Cuando el sol está bajo, es obligatorio aplicar protector solar con un factor de protección solar alto.

Especialmente al hacer deporte en el agua o en la montaña, es necesario aplicar mucha loción. Porque aquí no solo estás expuesto al sol abrasador; existe un alto riesgo de subestimar los rayos debido al agua o al viento.

Al elegir un protector solar, asegúrese de que no sea demasiado grasoso: la grasa obstruye los poros y evita que el sudor se enfríe. Lo mejor es usar una crema ligera e impermeable.

Debe hacerse una distinción entre el filtro químico y físico de las cremas:

La protección solar química absorbe los rayos del sol, pero tiene que ser absorbido por la piel para hacerlo; solo surte efecto después de 20 a 30 minutos. Se descompone cuando se expone a la luz solar intensa, por lo que el re-crema frecuente está a la orden del día.

La protección solar física, por otro lado, forma una película sobre la piel y, por lo tanto, protege de inmediato. Aunque no se descompone, se lava con bastante rapidez. Aquí, también, no puede evitar volver a cremarse.

Al aplicar la loción, preste especial atención a las orejas y los pies; estas áreas a menudo se olvidan, pero están directamente expuestas al sol durante los deportes acuáticos.

4. Deporte bajo el sol abrasador

¿Haces deporte y bronceado tu cuerpo al mismo tiempo? ¡No es una buena idea en absoluto! Si sus pistas de atletismo y campos deportivos habituales están bajo el sol abrasador, busque alternativas más sombreadas para los meses de verano.

Por ejemplo, los senderos del bosque o del parque son adecuados para hacer jogging. Pero también debes hacer HIIT o unidades de entrenamiento de fuerza a la sombra. Esto no solo protege su piel, sino que también hace que todo el entrenamiento sea más cómodo.

5. No proteja los ojos ni la cabeza.

En verano, el sol golpea sobre todo la cabeza, el cuello y los hombros; estas partes del cuerpo son, por lo tanto, las zonas más sensibles al hacer ejercicio al aire libre.

Pero puedes protegerlos muy fácilmente. Las gafas de sol deportivas o los sombreros ligeros, como bufandas y gorras, ofrecen una buena protección contra los rayos solares y previenen la insolación.

¿Quieres un poco más de enfriamiento? Simplemente coloque un trapo húmedo o una toalla en la parte posterior de su cuello.

6. Beba muy poco

Es bien sabido que la ingesta suficiente de líquidos es especialmente importante en verano. Aquellos que entrenan en altas temperaturas aumentan aún más sus requerimientos de fluidos.

Si no bebe lo suficiente, corre el riesgo de deshidratarse en el verano. Por lo tanto, siempre debe tener una botella de agua al alcance y escuchar las señales de su cuerpo. Como regla general, puede recordar: beba 100 mililitros cada 15 minutos para equilibrar su equilibrio de líquidos.

Además del agua, son adecuados los tés sin azúcar o las bebidas deportivas isotónicas. O simplemente puede condimentar su agua mineral con pepino, jengibre, menta, frutas cítricas o deliciosas bayas.

Después de hacer ejercicio, ¿te apetece una bebida helada? Será mejor que te abstengas de eso. Dado que su cuerpo tiene que usar mucha energía para regular la temperatura, este refresco frío ejerce una presión adicional sobre el organismo. En su lugar, use agua tibia.

Galería de imágenes: 10 consejos sencillos contra el calor del verano

7. Esfuércese por conseguir nuevos récords personales

Cuando hace calor, su corazón está expuesto a un mayor estrés y, por lo tanto, late más rápido que en condiciones normales. Llegar al límite extremo de su límite de ejercicio ahora no tiene mucho sentido.

Por lo tanto, se recomienda reducir la frecuencia cardíaca habitual de entrenamiento entre un cinco y un diez por ciento cuando la temperatura finaliza en verano. No se preocupe, el entrenamiento sigue siendo efectivo.

8. No hay tiempo para aclimatarse

Muchos atletas quieren continuar su entrenamiento incluso cuando están de vacaciones en regiones cálidas. Sin embargo, el organismo humano necesita un cierto tiempo para acostumbrarse a las temperaturas imperantes.

La aclimatación completa puede tardar hasta una semana. Si desea comenzar con el programa de acondicionamiento físico el primer día, reduzca la carga; luego puede aumentar gradualmente durante los próximos días.

Aquí, también, las horas más frescas de la mañana o de la tarde son más adecuadas para sus unidades de entrenamiento. Lo mismo se aplica, por supuesto, a las olas de calor repentinas que hacen que las temperaturas aumenten bruscamente.

9. Ignore las señales de advertencia del cuerpo.

Como siempre, preste atención a su cuerpo y a las señales que le envía. Afortunadamente, el daño por calor se hace sentir rápidamente.

¿Experimenta repentinamente dolor de cabeza, debilidad, calambres musculares, náuseas o mareos durante el ejercicio? Entonces tu cuerpo se ve abrumado por el calor y debes detener tu entrenamiento de inmediato.

Es mejor sentarse a la sombra, enfriar el cuerpo y beber muchos líquidos. Debe buscar consejo médico si tiene otros síntomas como fiebre, falta de coordinación y alteración del conocimiento.

A altas temperaturas, por lo tanto, es aconsejable entrenar en grupos de acuerdo con las reglas de corona aplicables, para que todos puedan prestarse atención entre sí y los síntomas que puedan ocurrir puedan ser evaluados por otra persona.

Además, no solo pueden apoyarse juntos, el entrenamiento también es mucho más divertido.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion